Vive laAventura

Cómo sobreviví al ataque de un búfalo cafre

Ataque de un búfalo cafre

Bossie Mostert narra su experiencia tras sobrevivir al ataque de un búfalo cafre. Este incidente sucedió el pasado 5 de abril en Sudáfrica, mientras seguían el rastro de un búfalo cafre herido en las planicies de Limpopo, y ahora que está en recuperación nos comparte lo que vivió para que otros cazadores aprendamos de esta experiencia y tengamos cuidado para que no se repita.



Esta es la historia de cómo sobreviví al ataque de un búfalo cafre

Hoy volvimos al lugar donde sufrí el ataque de un búfalo cafre.

Desde el ataque, tuve pérdida parcial de la memoria de lo que exactamente sucedió y de cómo terminó todo. Para poder juntar todas las piezas tenía que regresar al lugar del accidente.

Johan Klopper, mi futuro suegro, lideraría la investigación. Con su experiencia como cazador profesional (PH), guía de campo y guardabosques, era el hombre adecuado para el trabajo… y, de hecho, lo fue.

Ronel Klopper Pieterse tomó fotos mientras Johan dirigía la investigación.

Ataque de un búfalo cafre - Recorrido del búfalo cafre

Recorrido que hizo el búfalo antes de embestir.

Conmigo estaban mis dos rastreadores, Roberto Nadinho Chisaze Unoridini y Bethuel Mathoko, quienes también estuvieron presentes el día del ataque.

Así que en pocas palabras, lo que sucedió fue lo siguiente; Robert, Bethuel y yo seguimos al búfalo herido durante varias horas por la mañana del viernes 5 de abril de 2019.

En algún momento vimos al búfalo escondido y acechándonos detrás de un gran árbol de Marula. Betuel y yo llevábamos rifles. Estaba armado con mi 416 Rigby en un Ruger MK II y Bethuel tenía un 375 H&H. Como con todo animal herido, teníamos que asegurarnos de que el búfalo que habíamos visto era el herido. Solo cuando el búfalo nos había visto pudimos confirmar que era el toro correcto. Tanto Bethuel como yo disparamos cada uno, ambos pegamos, pero un poco alto y un poco hacia atrás.

Ataque de un búfalo cafre - Búfalo cafre a 4 metros

Mi último disparo a 4 metros.

El juego había empezado y tuvimos que actuar rápido (GRAN ERROR #2) el primer error más grande que cometí fue seguir al búfalo herido a pie sin un segundo cazador profesional como respaldo. Aquí era donde debí haber esperado al equipo de respaldo que estaba en camino con los perros de rastreo.

En nuestra búsqueda, el búfalo había encontrado cobertura detrás de una gruesa línea de arbustos. Con tantos arbustos entre nosotros y el búfalo, no había forma de verlo. El búfalo comenzó su carga a unos 50 metros y lo perdimos de vista, fue solo cuando llegó al final de la línea de arbustos que lo vimos. Era demasiado tarde y ahora estaba a solo 4 metros de nosotros, listo para embestir a una velocidad estimada de 50 km / 31 millas por hora.

Ataque de un búfalo cafre - Se atoró mi rifle

Batallando para recargar mi rifle.

Disparé un tiro a través de los arbustos mientras Bethuel disparaba otro. Mi bala golpeó algunas ramas en el camino y golpeó al búfalo en el cuello, ni idea de dónde lo golpeó Bethuel.

Recargué rápidamente, pero en este punto no pude porque el seguro se había puesto y me impedía abrir el cerrojo. Bethuel golpeó su 375 y causó que su arma también se atascara.

El búfalo ahora estaba encima de mí. Con el rifle atascado y sin nada que pudiera hacer, tomé al búfalo por los cuernos. Me tiró al puso y me golpeó un costado con su cuerno. Lo agarré de nuevo y lo sostuve aún más fuerte.

 

Aquí es donde me di cuenta de que estaba en problemas, todo lo que podía hacer era rezar.

 

SEÑOR JESUCRISTO… No puedes llevarme hoy… Por favor, ayúdame y salva mi vida… DJ es demasiado pequeño para crecer sin un padre.

En este punto, escuché una voz que me decía… “Protégete en el arbusto”

Solté al búfalo y los dos nos miramos.




Vi al búfalo retroceder dos pasos y me alineé. Él vino hacia mí y cuando dejó caer sus cuernos para embestir levanté mis pies. Fue entonces cuando me lastimó la pierna… Me alineó de nuevo e hizo lo mismo. Esta vez me golpeó bajo mis pies y me empujó hacia atrás… exactamente lo que quería. Embistió por tercera vez y me empujó más profundo en el arbusto. Estaba tan adentro del arbusto que él búfalo ya no podía alcanzarme.

Ataque de un búfalo cafre - Refugiándome en los arbustos

El búfalo embistiendome hacía el arbusto.

Se paró sobre mí y me olió… otra vez oré… SEÑOR… Por favor, ayúdame… otra vez oí la voz … “QUÉDATE QUIETO” Cerré los ojos y recé de nuevo.

Cuando abrí los ojos, vi al búfalo irse y ahí fue cuando todos pudieron acercarse para ayudarme.

Bethuel llamó a Herman Annette Scheepers, una amiga mía de la radio, mientras yo llamaba a mi médico para decirle que se preparara y me esperara en la sala de emergencias. La segunda llamada que hice fue a Chris Venter para contarle lo que había sucedido y llamara a otro médico. Entonces llamé a Ronel Klopper Pieterse para decirle lo siguiente… “Mi amor… Te amo… Estoy bien, pero el búfalo me atrapó”

Ataque de un búfalo cafre - Rama donde pegó mi bala

Arbusto donde rosó la bala antes de pegarle al búfalo.

Para entonces, Herman Annette Scheepers había llegado y los muchachos me ayudaron a salir de debajo del arbusto. Me metí en el vehículo de Herman y nos fuimos a la sala de emergencias.

Hoy estoy muy agradecido por estar vivo y agradezco a DIOS por salvarme la vida.

Nada de esto tiene que ver con la suerte… Es todo por la gracia y la misericordia de DIOS que todavía estoy aquí hoy para contarles la historia.



Quiero darles las gracias a todos por las oraciones que me han enviado. No tienes idea de lo mucho que significa para mí saber que tengo tanta familia que intervendrían en cualquier momento de la vida.

Bossie Mostert es cazador profesional (PH), dueño de Limpopo Big Game Safaris y es sobreviviente del ataque de un búfalo cafre.

Comentarios

Deja un comentario

¡Bienvenido!

Comparte la aventura

ó

Al continuar aceptas los Términos y Condiciones así como la Aviso de privacidad de SOY OUTDOOR.