Vive laAventura

Cómo cuidar de tus pies y prevenir ampollas

Cuidar de tus pies y prevenir ampollas - Senderista sobre una roca con un rio de fondo

Olvídate de las serpientes de cascabel. Si eres un aventurero que busca desconectarse, lo que realmente importa es cuidar de tus pies y prevenir ampollas. Pocas cosas detienen tu movilidad más que una ampolla fresca. La buena noticia es que casi siempre se pueden evitar las ampollas, si tomas precauciones. Estos son los conceptos básicos:

Compra buenas botas que te queden. Las botas que “casi se ajustan” son las peores, porque ese pequeño deslizamiento es lo que crea la fricción que se convierte en una ampolla. Internet es genial, pero casi siempre vale la pena ir a una tienda de botas real y que el personal de allí te ayude a ponerte un par de botas. Cuando te pruebas botas, usa el mismo tipo de calcetines que usarás en el campo.

Rómpelas. Pocas botas dignas de montaña están listas para para usarse cuando las sacas de la caja. Úsalas meses antes de su cacería: pasea al perro, hacer el jardín o lo que sea.

Amarra bien tus botas

Agujetas ajustadas. Deseas que tus botas estén lo suficientemente ajustadas como para no resbalar, pero no tan apretadas que restrinjan la circulación. Reemplaza los cordones de tus botas cuando comienzan a estirarse, no cuando se rompen. Haz doble nudo.

Invierte en buenos calcetines. Los calcetines de lana y las mezclas de lana y nylon son un regalo del cielo moderno, que proporciona calidez y controla la humedad. Muchos calcetines comercializados como “calcetines de caza” son buenos para sentarse en un soporte de árbol, pero pueden estar demasiado calientes para estilos de caza más activos.




Cuida los puntos calientes. Un gramo de cuidar de tus pies y prevenir ampollas vale un kilo de cura. Cuando sientas fricción en el talón o la planta del pie, soluciona el problema de inmediato. Este no es el momento para “hacerse el macho” y aguantar el dolor. Detente, quítate las botas y calcetines, y cubre el punto caliente con una curita o gaza. Si las botas constantemente generan puntos calientes, reemplázalas.

Mantenlos secos. Tus pies se mojan tanto desde el interior como desde el exterior. Si usas calcetines pesados y botas con aislamiento en una cacería cálida con largas caminatas, tus pies sudarán y serán propensos a las ampollas. Si tus botas se empapan con nieve, lluvia o cruces de arroyos, tu piel sufrirá. Elije las botas adecuadas para las condiciones y mantén las botas de cuero bien tratadas con impermeabilización. Recuerda llevar un par de calcetines secos para cambiar si tus pies se mojan.

Botas mojadas

Prevén el sudor. Algunas personas usan talco o incluso antitranspirante para mantener sus pies secos en condiciones de calor. Al menos, quítate las botas y deja que se ventilen tus pies en los días calurosos.

Recorta las uñas de los pies. Una forma viciosa de quedar lisiado es cuando una uña se entierra o clava en un dedo. Esto puede ser particularmente problemático si vas caminando sobre alguna pendiente y los dedos de los pies se clavan en la parte delantera de tus botas. Mantén tus uñas de los pies bien recortadas antes de su salir. Esto también extenderá la vida útil de esos calcetines nuevos.




Incluye herramientas de primeros auxilios para tus pies. En cualquier caminata prolongada, asegúrate de que los artículos para el cuidado de los pies estén en tu botiquín de primeros auxilios. Debe incluir curitas, gazas, vendajes de diferentes tamaños e hisopos de limpieza.

¿Sabes qué es dejar rastro en la naturaleza? Entonces te recomiendo que leas No Dejes Rrastro.

¿Qué opinas?

¡Comparte la aventura!

Comentarios

Deja un comentario

¡Bienvenido!

Comparte la aventura

ó

Al continuar aceptas los Términos y Condiciones así como la Aviso de privacidad de SOY OUTDOOR.