Vive laAventura

Así fallas el trofeo de tu vida con arco

Así fallas el trofeo de tu vida con arco venado

¡Ahí está! El trofeo de tu vida a tan solo 15 metros. Lo tienes de lado. No se mueve, tienes todo el tiempo del mundo. Una oportunidad que solo sucede una vez. Llegó el momento de la verdad, están solo tú y ese monstruo, te preparas, abres tu arco, sueltas la flecha… lo vuelas. Así fallas el trofeo de tu vida con arco.

Hay una infinidad de formas en que puedes fallar ese trofeo soñado, y todas son igual de dolorosas.

Así fallas el trofeo de tu vida con arco



El frío es nuestro enemigo

Frío, así fallas el trofeo de tu vida con arco. Recuerdo una cacería, en Agua del Oso Safaris & Camp, en que amanecimos a -4°C. Todavía no salía el sol cuando ya estaba en mi treestand. Ahí arriba el aire corría mas fuerte y era tal el frío, que los dedos de mis manos me dolían. Los primeros destellos de luz me mostraron la silueta de un venado. ¿Cómo le iba a disparar si no podía mover mis dedos por el frío? En eso recordé que en mi chamarra había guardado un par de hand warmers que mi hermano Toño me había dado la noche anterior. Los metí en mis guantes y al pasar unos minutos ya había recuperado la movilidad en mis dedos. 45 minutos después ya estaba recobrando mi venado que solo corrió 20 metros antes de caer muerto por mi flecha.

Después de esa experiencia, además de llevar mis hand warmers, siempre me mantengo en activo mientras estoy en mi espiadero. Hago una serie de movimientos, intensos, pero sutiles para no delatar mi posición  y así logro mantener mis músculos calientes y listos para abrir mi arco en cualquier momento. Muevo mis hombros en círculos hacia adelante y hacia atrás. Abro y cierro los dedos de mis manos y tenso mis glúteos. Has todo lo posible por mantener tus músculos calientes, ya que el frío es nuestro principal enemigo.

Así fallas el trofeo de tu vida con arco buck fever

La presión del disparo

Los cazadores lo llamamos buck fever, y la intensidad de este mal está directamente proporcional con el tamaño del trofeo. La única forma de sobreponerte a esto es la experiencia. Y si no quieres esperar a adquirir años de experiencia, algo que a mi me funciona muy bien es enojarme con mi presa. Así como lo oyes.

En el instante en que sale el animal, empiezo a insultarlo, mentalmente claro, mientras más fuertes sean tus insultos, mejor. De esta manera saboteo los nervios y presión de acertar en mi objetivo. Has la prueba la siguiente vez que vayas de cacería y verás la diferencia.

 

Imagínate viendo tu objetivo, preparándote para el disparo, levantando y abriendo el arco, anclándote, identificando donde vas a disparar la flecha, soltando la flecha y siguiendo su trayectoria hasta dar en los vitales de tu presa.

 



Dejar de entrenar durante la temporada

Pasas semanas, si no es que meses, entrenando en tu club para ser un mejor tirador con arco. Pero ¿Qué pasa cuando empieza la temporada? Nos concentramos tanto en la cacería que dejamos de entrenar. El arco es muy celoso, sobre todo si tiras con arco tradicional. Aprovecha tus tiempos muertos de cacería para practicar.

Suelta unas flechas después que te bajes del espiadero por la mañana y estés en el campamento. O antes de volver a salir por la tarde. Si eres de los que sale cada fin de semana, no dejes de practicar entre semana. Escápate después de la oficina aunque sea media hora. Recuerda que el horario de oficina puede cambiar durante la temporada de caza.

Así fallas el trofeo de tu vida con arco treestand

La ciencia del disparo

Recuerda que si disparas tu arco cuesta arriba o cuesta abajo cambia la distancia a la que tienes que apuntar y como resultado vas a volar la flecha o pegar abajo y quedarte corto. En otras palabras, así fallas el trofeo de tu vida con arco.  Por ejemplo, si apuntas hacia abajo y mides esa diagonal, va a ser una distancia mayor que si mides de manera horizontal. Es muy fácil de evitar, sin embargo este error ha causado mucho dolor a los cazadores.

Para evitarlo, aprende a usar correctamente tu rangefinder. Hoy en día casi todos compensan la inclinación y calculan la distancia a la que debes apuntar. Si tu rangefinder no trae esta función, no te preocupes, toma un punto de referencia que esté a la misma altura que tú y esa es la distancia a la que debes de apuntar. Por ejemplo, si mides la distancia a la base de un árbol que tengas enfrente, supongamos que marca 18 metros, pero si mides en línea horizontal ese árbol, es decir la copa o ramas que están a tu misma altura, puede marcar 15 metros. Y esta es la distancia a la en verdad debes de apuntar.



Perder tu forma “T”

Otro error muy común cuando disparas hacia arriba o hacia abajo, es inclinar el brazo del arco en la dirección en la que apuntamos. Esto hace que tu punto de anclaje cambie, en consecuencia que apuntes mal y así fallas el trofeo de tu vida con arco

Asegúrate de mantener una “T” en tu forma, es decir, y si vas a apuntar hacia arriba o hacia abajo, no muevas el brazo del arco. Lo que debes de hacer es mover todo el torso, usando la cadera, de esta manera tu forma “T” se mantiene íntegra y en consecuencia tu disparo va a ser perfecto.

Recuerda estos consejos la próxima vez que estés en el monte y tus probabilidades de éxito van a aumentar.

¡Comparte la aventura!

Comentarios

Deja un comentario

¡Bienvenido!

Comparte la aventura

ó

Al continuar aceptas los Términos y Condiciones así como la Aviso de privacidad de SOY OUTDOOR.